¿Quién es el responsable de los daños causados a un vecino por reforma?

Cuando se hace una reforma, es completamente habitual que haya daños colaterales o situaciones imprevistas en las que se pierde el control de lo ocurrido. Uno de esos casos es cuando se causan daños a los vecinos. Por eso, en muchos vecindarios las reformas no están permitidas o no es posible cambiar la estructura de un hogar sin solicitar permiso a la comunidad.

Pero, ¿qué ocurre cuando un vecino sale perjudicado a causa de nuestra reforma? ¿Quién es el responsable de ese daño? ¿La constructora o el dueño de la vivienda reformada? Si quieres conocer la respuesta a esta pregunta, ¡sigue leyendo!

¿Qué pasa cuando se causan daños a vecinos por una reforma?

Las reformas integrales en Viladecans o cualquier otra ciudad en propiedades adyacentes pueden tener consecuencias imprevistas, afectando a la estructura, la estabilidad y la tranquilidad de los vecinos. Los daños pueden variar desde grietas en las paredes hasta molestias sonoras, generando tensiones que, en ocasiones, desembocan en disputas legales.

Por eso, los afectados pueden experimentar pérdidas económicas directas e indirectas, y la convivencia en la comunidad puede deteriorarse, llegando a crear situaciones incómodas para todos los vecinos.

Tipos de daños a vecinos por reformas

  • Daños estructurales: Las reformas que implican excavaciones o cambios significativos en la estructura de una propiedad pueden resultar en daños a las propiedades colindantes, como grietas en las paredes, daños en los cimientos, etc.
  • Molestias sonoras y visuales: Las obras pueden generar ruido constante y alterar la privacidad visual de los vecinos, afectando su calidad de vida y bienestar.
  • Accesibilidad: El acceso a las viviendas y espacios comunes puede verse obstaculizado durante las reformas, generando molestias y complicaciones para los residentes.

gray concrete walls with broken floor

¿Se pueden reclamar los daños a vecinos por reformas?

Sí, es posible reclamar los daños causados por reformas a los vecinos. La legislación española establece que aquellos que realicen obras que afecten a propiedades ajenas deben indemnizar los perjuicios causados. Los afectados pueden presentar una reclamación judicial para obtener compensación por los daños materiales y morales sufridos.

¿Qué ley recoge los daños a vecinos por reformas?

En España, el Código Civil y la Ley de Propiedad Horizontal son los pilares legales que abordan los daños a vecinos por reformas. El Código Civil establece las normas generales sobre responsabilidad civil, mientras que la Ley de Propiedad Horizontal regula aspectos específicos relacionados con las comunidades de propietarios y la convivencia en edificios.

El artículo 1902 del Código Civil establece la obligación de reparar los daños causados a terceros, incluidos los vecinos, como resultado de obras o construcciones. Además, la Ley de Propiedad Horizontal detalla las obligaciones de los propietarios y regula las normas de convivencia en comunidades de vecinos.

¿Cómo se reclaman los daños por reformas del vecino?

Cuando un vecino causa daños a otro por una reforma, la persona perjudicada puede exigir la indemnización de los daños y perjuicios sufridos. No obstante, para llevar a cabo la acción judicial, necesita demostrar que los daños han sido causados en efecto por la obra o por negligencia del responsable.

¿Cómo evitar la reclamación de daños por reformas?

  1. Comunicación previa: Antes de iniciar cualquier obra, es crucial informar a los vecinos sobre la naturaleza de la reforma, la duración estimada y cualquier posible impacto. Como hemos comentado, en muchas ocasiones es obligatorio solicitar permiso de los vecinos para iniciar una obra, pero además la transparencia puede prevenir malentendidos y fomentar un ambiente de colaboración, por lo que es muy recomendable hablar con las personas que puedan salir perjudicadas, aunque esto no asegura que no vaya a haber una demanda si se producen daños a su propiedad.
  2. Permisos y licencias: Asegurarse de contar con todos los permisos y licencias necesarios antes de comenzar cualquier obra es esencial para la legalidad de la misma. Esto garantiza que la reforma cumpla con las normativas locales y minimiza los riesgos de conflictos legales, por lo que es un paso esencial.
  3. Seguro de responsabilidad civil: Contratar un seguro de responsabilidad civil para la obra puede ser una precaución adicional. Este tipo de seguro cubre los daños que puedan surgir durante la ejecución de la reforma, proporcionando una capa adicional de protección tanto para el propietario como para los vecinos.

Como ves, la prevención y la comunicación efectiva son herramientas clave para evitar conflictos y fomentar una convivencia armoniosa en la comunidad, pero, además de esforzarte en evitar situaciones legales poco amigables, debes intentar que tu reforma no cause daños en general.

Esto puedes hacerlo estando presente durante las obras, vigilando al equipo de albañiles que vayan a trabajar en el proyecto, teniendo en cuenta las necesidades de tus vecinos también y realizando la reforma en un horario lógico y adecuado.